shaker.umh.es menu
CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com



Funciones de los lípidos

Dado que los lípidos presentan estructuras muy diversas, las funciones biológicas que ejercen son también muy variadas.

En muchos organismos las grasas y aceites son las formas principales de almacenamiento energético, mientras que fosfolípidos y esteroles constituyen los principales elementos estructurales de las membranas biológicas. Otros lípidos, presentes en pequeñas cantidades, juegan papeles esenciales. Entre estos últimos podemos destacar papeles como:

1.- Función energética

Los lípidos (generalmente en forma de triacilgiceroles) constituyen la reserva energética de uso diferido del organismo, en comparación con los azúcares, que són de movilización inmediata. Su contenido calórico es muy alto (10 Kcal/gramo), y representan una forma compacta y anhidra de almacenamiento de energía. A diferencia de los hidratos de carbono, que pueden metabolizarse en presencia o en ausencia de oxígeno, los lípidos sólo pueden metabolizarse aeróbicamente.

2.- Función de reserva de agua metabólica

Aunque parezca paradójico, los lípidos representan una importante reserva de agua. Al poseer un grado de reducción mucho mayor que el de los hidratos de carbono, su metabolismo aerobio produce una gran cantidad de agua (agua metabólica). Así, la oxidación completa de un mol de ácido palmítico puede producir hasta 146 moles de agua. En animales como camellos y dromedarios, las reservas grasas de su joroba se utilizan principalmente para producir agua.

3.- Función de producción de calor

En algunos animales hay un tejido adiposo especializado que se llama grasa parda o grasa marrón. En este tejido, la combustión de los lípidos está desacoplada de la fosforilación oxidativa, por lo que no se produce ATP, y la mayor parte de la energía se disipa en forma de calor. En los animales que hibernan, la grasa parda permite generar la energía necesaria para el animal. Por ejemplo, un oso puede llegar a perder hasta el 20% de su masa corporal.

4.- Función de lípidos estructurales de las membranas biológicas

Todas las células y sus orgánulos subcelulares están delimitados por una membrana biológica. Las membranas están formadas por una doble capa lipídica y una compleja batería proteíca, distinta en cada tipo celular y en cada orgánulo subcelular. Las membranas constituyen unas "barreras semipermeables" al paso de moléculas polares e iones.

Los lípidos de las membranas son anfipáticos, o sea, poseen un extremo de la molécula hidrofóbico y otro hidrofílico. Las interacciones hidrofóbicas entre ellos y las hidrofílicas con el agua permiten su empaquetamiento formando estas bicapas.

Se describirán cinco tipos generales de lípidos de membrana:

  1. Glicerofosfolípidos, cuya región hidrofóbica consta de dos ácidos grasos unidos al glicerol.
  2. Galactolípidos y sulfolípidos, que también tienen dos ácidos grasos esterificando el glicerol pero carecen del fosfato típico de los fosfolípidos.
  1. Glicerol dialquil glicerol tetraéteres, presentes en las arqueobacterias y que presentan dos largas cadenas alquílicas unidas por enlace éter al glicerol en ambos extremos.
  2. Esfingolípidos, en los que un ácido graso se une a la esfingosina por enlace amida.
  3. Esteroles, que presentan un sistema rígido de 4 anillos hidrocarbonados fusionados
5.- Función como hormonas

Los organismos pluricelulares han desarrollado distintos sistemas de comunicación entre sus órganos y tejidos. En ellos, el sistema endocrino genera señales químicas para la adaptación del organismo a circunstancias diversas. Estas señales reciben el nombre de hormonas y muchas de ellas son lípidos (esteroides, prostaglandinas, leucotrienos, calciferoles, etc).

6.- Función como segundos mensajeros

En otros casos, los lípidos pueden funcionar como segundos mensajeros intracelulares. Esto ocurre cuando se activan las fosfolipasas o las esfingomielinasas que hidrolizan glicerolípidos o esfingolípidos generando diversos compuestos que actúan como segundos mensajeros. Como ejemplos tenemos diacilgliceroles, ceramidas, inositolfosfatos, etc. que intervienen en muchos procesos celulares.

6.- Función como como cofactores enzimáticos

Hay una serie de sustancias que son vitales para el correcto funcionamiento del organismo, y que no pueden ser sintetizadas por éste.

Por ello deben ser suministradas en su dieta.

Estas sustancias reciben el nombre de vitaminas. La función de muchas vitaminas consiste en actuar como cofactores de enzimas.

Créditos

Dr. José Manuel González Mañas. (Unidad de Biofísica-UPV)

Dra. Pilar Roca. (Universitat de les Illes Baleares)

Dr. José Antonio Encinar. (IBMC-UMH)